Control > Blog > Condones Control: seguridad y calidad del producto. Seamos claros

Blog

Condones Control: seguridad y calidad del producto. Seamos claros

Calidad condones Control

Desde hace más de 40 años desarrollamos productos de máxima calidad y seguridad, gracias a una investigación y desarrollo constante y cuidadoso.

Todos los preservativos Control han sido probados y certificiados con el marcado CE 2797, cumplen con la legislación europea sobre productos sanitarios 93/42 / EEC y la norma internacional ISO 4074: 2015 para condones de látex.

Pero, ¿qué significa exactamente garantizar la calidad y seguridad de un condón? Significa someter a todos nuestros productos y fábricas a rigurosas pruebas y controles muy exhaustivos para garantizar la calidad del preservativo analizando cada uno de los procedimientos que se llevan a cabo

El proceso de producción de los condones Control se divide en dos fases: primero, el látex se extrae de Hevea Brasiliensis (el árbol del caucho), luego, una vez recolectado, se purifica, almacena y se envía a la fábrica, donde se procesa en un ambiente altamente controlado. Para evitar cualquier tipo de contaminación, el personal utiliza ropa similar a la que se usa en los quirófanos y el aire de las habitaciones se filtra y purifica constantemente.

Posteriormente, el preservativo toma forma en la fase de inmersión, donde se sumerge un molde de vidrio en tanques de látex a una temperatura controlada, y luego se hace resurgir y rotar para garantizar la distribución uniforme del material. Una vez secos, los condones se someten a un nuevo lavado y comienza la fase de prueba.

En primer lugar, el paso a través de un campo eléctrico de alto voltaje, para identificar la presencia de agujeros o áreas de grosor desigual, prueba que se realiza en todos los condones producidos, para asegurar que solo se comercialicen condones sin filtraciones ni agujeros. Luego, se toman algunas muestras para una verificación de calidad adicional en métricas como longitud, ancho y espesor.

Adicionalmente, para verificar la ausencia de microagujeros, estas muestras se llenan con agua a temperatura ambiente para descubrir cualquier fuga de líquido. Sin embargo, para probar la resistencia, los condones se testean midiendo su volumen y presión de ruptura. Otros condones, en cambio, son envejecidos artificialmente por exposición a una temperatura de 70ºC durante 168 horas, 50ºC durante 90, 120 y 180 días en la fase de diseño, y 30ºC durante toda la vida del producto (5 años) para verificar su estabilidad.

Los valores de resistencia de los preservativos Control superan con creces los exigidos por la normativa vigente, alcanzando hasta un 113% más en volumen y hasta un 86% más en cuanto a presión. Una vez superadas todas las pruebas, los productos se envasan en un ambiente altamente controlado, con un sistema de filtración de aire muy efectivo. Cada condón también está sellado en una carcasa de aluminio que evita una posible contaminación microbiológica y protege de la luz y el oxígeno, al agregar lubricante de silicona inmediatamente antes del sellado.

La calidad ha distinguido a los productos de la marca Control durante décadas, sin embargo, no debe reemplazar el cuidado personal y la atención al uso correcto de los condones: asegúrese de que la marca CE esté en el paquete, cuidado con las imitaciones, manténgalos alejados de fuentes de calor, verifique siempre la fecha de caducidad y en el caso de juguetes, geles o lubricantes, utilice solo productos compatibles.